Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Louise Hay. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Louise Hay. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de diciembre de 2015

QUE EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD PERDURE EN TÍ

Retrocede en el tiempo y evoca la mejor de las Navidades que hayas tenido jamás en tu infancia. Centra el recuerdo en la mente para poder obsérvarlo con la mayor claridad. Recuerda lo que veías, lo que olías, los sabores y las texturas de las cosas, la gente que estaba contigo. Recuerda algunas de las cosas que hacías. Y si de niño nunca tuviste una Navidad maravillosa, invéntatela. Créala exactamente como te gustaría que fuese.

Observa cómo se te abre el corazón al pensar en esa Navidad tan especial. Quizás una de las cosas más maravillosas de esa Navidad haya sido la presencia del amor. Deja que ahora el espíritu del amor fluya a través de ti. Da cabida en tu corazón a todas las personas que conoces y que amas. Envuélvelas en ese amor. Has de saber que en cualquier momento, y no sólo en Navidad, puedes llevar contigo ese sentimiento tan especial del amor y el espíritu navideños. Tú eres el amor. Tú eres el espíritu. Tú eres la luz, y eres la energía. Y así es. 

Louise Hay

domingo, 25 de octubre de 2015

SOBREPESO - Desde el punto de vista de Louise Hay


Estoy a salvo y seguro en mi mundo
El exceso de peso siempre ha significado protección. Cuando te sientes inseguro o asustado, te aíslas con esa protección. Te pasas la vida enfadado contigo mismo por ser gordo, y cuando comes te sientes culpable. El peso no tiene nada que ver con la comida. En tu vida está pasando algo que te hace sentir inseguro. Puedes pasarte veinte años peleando con la grasa, y seguirás siendo gordo porque no habrás abordado la verdadera causa. Haz a un lado el problema del peso y trabaja primero en el otro problema... en la pauta que expresa: «Necesito protección, me siento inseguro». No te enfades por tu exceso de peso; no olvides que las células responden a nuestras pautas mentales. Cuando tu necesidad de protección desaparezca, cuando empiece a sentirte seguro, la grasa se irá disolviendo por sí sola. Empieza a decir: «Yo solía tener problemas de peso», y empezará a cambiar la pauta. Lo que hoy decidas pensar, irá creando tu nueva figura del mañana.

Pensamientos del Corazón: Louise Hay

lunes, 24 de agosto de 2015

SOBRE LAS RELACIONES - Louise Hay


Siempre que pienso en el tema de las relaciones, vuelvo inevitablemente al concepto del amor a uno mismo. Si no te amas, no serás capaz de disfrutar de una buena relación, aunque la introduzcas en tu vida, porque te producirá nerviosismo, estarás demasiado pendiente de la otra persona: ¿Qué estará haciendo? ¿Me querrá realmente? ¿Le importaré algo? ¿Dónde estará? ¿Por qué no me llama? Ya debería estar en casa, ¿con quién estará?
Nos creamos toda clase de tormentos cuando no nos amamos a nosotros mismos. Y si tenemos una relación con alguien que no se ama a sí mismo, entonces es imposible contentarlo. No se puede ser lo bastante bueno para alguien que no se ama a sí mismo Y nos desvivimos tratando de agradar a una persona que no sabe cómo aceptarlo debido a que no se ama a sí misma. Cuando tenemos celos, es que no nos amamos a nosotros mismos, no nos valoramos, nos sentimos inseguros... Y en eso consisten los celos: inseguridad. Es decir: «No valgo lo suficiente, no merezco que me amen, así que, ¿por qué tendrías que amarme? Y yo sé que sales y haces quién sabe qué por ahí». Es que no nos importamos, no nos importa quiénes somos. Y esto vale tanto para las relaciones personales como para las de trabajo.
Louise Hay: Pensamientos del corazón

sábado, 30 de agosto de 2014

ES DIFÍCIL CAMBIAR?



Es importante que comprendas que no es tu mente quien está al mando. Eres tú quien gobierna tu mente. El  Yo Superior tiene el mando. Puedes abandonar tus antiguas ideas. Cuando tu vieja forma de pensar intente regresar diciendo:

«Es muy difícil cambiar», tú tienes que asumir el mando. Dile a tu mente: «Ahora elijo creer que me resulta fácil efectuar cambios». Es posible que tengas que conversar bastantes veces con tu mente para que reconozca y acepte que eres tú quien dirige, y que hablas en serio.

Imagínate que tus pensamientos son como gotas de agua. Un pensamiento, como una gota de agua, no es gran cosa. Cuando se repite una y otra vez, primero notas una mancha en la alfombra, después ya hay un pequeño charco, seguidamente una laguna, y a medida que los pensamientos continúan, se pueden transformar en un lago y finalmente en un océano. ¿Qué tipo de océano deseas crear? ¿Un océano contaminado y tóxico en el que no te puedas bañar? ¿O uno de aguas azules y cristalinas que te invite a disfrutar de su frescura?
—No puedo evitar pensar esto —suele decirme mucha gente.
—Sí que puedes —contesto yo invariablemente.

Recuerda, ¿cuántas veces te has negado a aceptar un pensamiento positivo? Sólo tienes que decirle a tu mente que ahora sí vas a aceptarlo. Decídete a dejar de pensar de forma negativa. Con esto no quiero decir que tengas que luchar contra tus pensamientos cuando desees cambiar cosas. Si surge un pensamiento negativo, di sencillamente:

«Gracias por participar». De esta forma no lo niegas ni tampoco le cedes tu poder.

Habla contigo mismo: di que ya no estás dispuesto a tragarte la negatividad, que deseas crearte otra forma de pensar. Y repito, no es necesario que luches contra tus pensamientos negativos. Date por enterado de su presencia y continúa adelante dejándolos atrás. No te ahogues en el mar de tu propia negatividad cuando puedes nadar en el océano de la vida.

Extraído del "Poder está dentro de ti" de Louise Hay

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...