Translate

lunes, 30 de noviembre de 2009

OTRA TECNICA PARA PONER EN PRACTICA LA LEY DE ATRACCION


Esta técnica de los 17 segundos, enseñada por Abraham - Hicks es sumamente efectiva para que la ley de atracción empiece a funcionar y sobretodo nos sirve para enfocarnos en aquello que queremos lograr sin emplear mucho tiempo ni haciendo esfuerzos desmesurados. Aunque al comienzo no es tan fácil el deseo puro sin contaminaciones, propias de las creencias limitantes, con la práctica constante se vuelve un hábito y luego ya es mas simple aplicarlo. Para lograr nuestros deseos no es necesario que hagamos grandes despliegues de fuerza de voluntad, ni sacrificios increíbles, todo puede ser logrado placenteramente y con tranquilidad si aplicamos las técnicas adecuadas y ésta es una de ellas.
Como se menciona en el artículo que coloco a continuación, hay que empezar con cosas fáciles que no creen tanta resistencia y al obtener resultados, se reforzará la idea de que es posible lograr lo que deseamos empleando este recurso tan increíblemente a nuestro alcance, sólo se requiere poner un poco atención y sobretodo constancia.

ABRAHAM Y LOS 17 SEGUNDOS Por Connie Chandler
"Alinea tu energía tan frecuentemente como puedas, si por lo menos dos o tres veces al día te detienes a pensar y buscar 68 segundos de pensamiento puro acerca de cualquier cosa , entonces, ¡¡¡Habrás hecho suficiente para que tu día sea productivo!!!
¿Porqué 17 segundos?
Abraham dice que un pensamiento alcanza el combustible suficiente en un lapso de 17 segundos en los cuales centras tu atención (17 segundos de concentración pura)
Ese pensamiento traerá consigo a otro que exponencialmente será mas poderoso y al final de otros 17 segundos o sea 34 segundos en total y por efectos de la ley de la atracción el pensamiento evoluciona a un nivel de energía mas poderoso.
Después si agregas otros 17 segundos, que harían un total de 51, continuaría el proceso y si finalmente puedes continuar el proceso hasta llegar a un total de 68 segundos en cualquier aspecto de tu vida que desees, entonces habrás hecho un gran trabajo, y ese deseo está en camino a su realización
La clave es enfoque positivo, puro, energía positiva y pura sin resistencia en lo absoluto y sin permitir que durante este lapso de 68 segundos cruce por tu mente un pensamiento de carencia ni negatividad de ningún tipo.
Abraham dice que la persona promedio rara vez finaliza una afirmación (o la formulación de un deseo) sin ofrecer energía contradictoria (pensamiento contrario a lo que se desea o pensamiento de duda) por ejemplo : Quiero un carro nuevo, pero son muy caros, además no creo tener el dinero suficiente etc.
Así que la mayoría de nosotros nunca hemos experimentado este proceso de 68 segundos puros de energía no contradictoria.
17+17+17+17=68 segundos Abraham nos da la siguiente información al respecto:
17 segundos equivalen a 2,000 horas-hombre (casi un año de 40 horas de trabajo a la semana )
34 segundos equivalen a 20,000 horas-hombre (o casi diez años de trabajo)
51 segundos equivalen a 200,000 horas-hombre (o 100 años de trabajo!)
68 segundos equivalen a 2,000,000 dos millones!! de horas-hombre u horas-mujer (o casi 1000 años de trabajo)
Si aprendiéramos a utilizar este proceso de pensamiento puro no contradictorio durante tan solo 68 segundos, entonces las horas de trabajo o la acción se volverían irrelevantes.
Aquí hay una historia de una persona que utilizó esta técnica de los 68 segundos.
Tuve una demostración de como crear/manifestar cuando iba de vacaciones a Nuevo México, hace algún tiempo, iba conduciendo desde el tramo de Sandia y me di cuenta de que había una cosa que me faltaba por hacer en Albuquerque y era ver un corre-caminos.
Nunca en mi vida había visto a uno y aunque ya me había divertido lo suficiente durante toda esa semana, observando toda clase de pájaros animales que nunca antes había visto , águilas búhos etcétera., pero lo que aún no había podido observar era un corre-caminos.
Así que iba manejando por la carretera con mi amiga Kate hablamos durante 68 segundos acerca de lo maravilloso de los correcaminos, lo gracioso que son, lo mucho que nos gustaría poder encontrarnos con uno de ellos y lo bien que nos habíamos pasado esos días en Nuevo México.
Después de esto, viramos en una curva, desde donde se podía observar una pequeña cerca y adivinen que..... un corre-caminos!! Kate dio vuelta en U y pasamos unos diez minutos, apreciando esta maravillosa experiencia , el o ella, se quedó limpiándose en la cerca por un rato e inclusive tuvimos oportunidad de tomarle unas fotografías de frente y de perfil, entonces brincó y corrió para alcanzar a una lagartija que se le atravesó, después regresó a la cerca y aleteó un poco en un movimiento que parecía como de apareamiento y desapareció.
Toda la experiencia fue muy satisfactoria, 68 segundos de diversión y pensamiento puro.
Obviamente si mi madre hubiera ido conmigo, nunca hubiéramos visto al animal, ya que tal vez me hubiera dicho que no hay suficientes correcaminos! o que las posibilidades de encontrar uno eran casi nulas.
¿Como lograr 17 segundos de pensamiento puro?
Lograr 17 segundos de concentración en un pensamiento puro es mas difícil para mi que hacerlo por escrito o dicho, encontré un método que me ayuda a mantenerme concentrada y ese es escribiendo.
Si voy a hacerlo por escrito, normalmente lo hago en forma de carta, dirigida a algún amigo, y en sentido figurado, o sea suponiendo que esto que estoy deseando ya hubiera sucedido en la realidad.
Entonces describo mis sentimientos con todo detalle y me sumerjo tanto en la descripción que me parece como si de verdad lo estuviera viviendo.
Otra forma de hacerlo es reunir un grupo de gente y hablar entre nosotros sobre algo que deseamos a futuro, por ejemplo yo quiero tener una boda hermosa, así que en la semana que me tocó hacer este ejercicio con mis amigos; todos hicimos juntos este ejercicio de imaginarnos esta gran boda y platicamos de lo mucho que nos gustó la recepción, la música el pastel, la decoración, etcétera., nuestro ejercicio de los 68 segundos por lo regular dura de 5 a 20 minutos!!
Recomiendo comenzar a hacer este ejercicio, con cosas que no sean tan importantes para ti, así con el tiempo ganarás la suficiente destreza de concentración (y bajarás tu nivel de duda).
68 segundos son lo equivalente a 2 millones de horas-hombre, ¿crees esto? si no lo crees, entonces te estás perdiendo la oportunidad de utilizar toda esta sabiduría en tu beneficio.

sábado, 21 de noviembre de 2009

COMO ATRAER LA PROSPERIDAD




Horacio Valsecia (1958 - 2000) Astrólogo profesional, nacido en Argentina y radicado en Miami en los últimos años de su vida, fue una persona muy esclarecida, conocedor profundo de diversos temas cuyo conocimiento compartía a traves de libros o talleres con mucha sabiduría propia de seres de una espiritualidad elevada.
El texto que aquí comparto, producto de una entrevista que se le realizó, si es puesto en práctica puede llevarnos a una vida de plena prosperidad, se los recomiendo.
¿Cómo definiría la prosperidad?
La prosperidad es básicamente un proceso de sanación. O sea, mucha gente cree que prosperar es tener dinero. El dinero es una de las facetas de la prosperidad. En pocas palabras, prosperidad es tener buenas relaciones, salud, una buena vida y todo el efectivo que se pueda gastar.
Pero acceder a la prosperidad es un proceso en el cual vamos renunciando a nuestras ideas de limitación y de carencias y vamos reemplazando esas ideas viejas por nuevas, que nos permiten ir disfrutando desde ahora.
Tengo un caso que es increíble. Se trata de un muchacho joven de 33 años que ha ganado algo así como tres millones de dólares aquí en la Argentina, y es una persona miserable. Lo ves y está deprimido, triste, siempre está solo. Y eso me llamó la atención. Uno cree que prosperidad es acumular dinero. Si uno no está sano por dentro no puede prosperar.
¿Y el éxito?
El éxito es parecido a la prosperidad; significa lograr el objetivo que uno se va proponiendo. El éxito no es un acto, sino que es un proceso cuando uno alcanza un objetivo determinado. Por ejemplo, para mí tener éxito es haber publicado un libro. Lo logré, pero inmediatamente mi mente empieza a querer otras cosas.
Si tenemos que describir el éxito, es básicamente lograr lo que mi espíritu me está dictando que debo hacer. Y aquí hay que hacer una gran diferencia, porque nosotros tenemos lo que deberíamos hacer y lo que realmente queremos hacer; entonces el éxito es lo que uno de corazón quiere hacer. Éxito no es sobresalir. La gente cree que éxito es ser famoso, publicar un libro o grabar un disco; a veces tiene que ver con nuestra carrera, pero éxito también es tener buenos hijos, una buena pareja, una vida como uno quiere. En definitiva, el éxito es lograr lo que de corazón uno quiere.
¿A qué se atribuye la carencia de dinero?
Tiene que ver básicamente con una idea muy fuerte de que hay poco dinero, o de que el dinero a mí no me corresponde. Cuando hay una carencia de dinero es que desde mi mente subconsciente yo no estoy aceptando la abundancia ni la riqueza; es como que a otros les puede pasar y a mí no.
Esto viene básicamente por ideas que hemos escuchado de nuestros adultos desde niños. Por ejemplo, pudimos haber crecido en un ambiente muy religioso donde hemos escuchado que “los ricos no van al cielo”, “el dinero es pecaminoso” y entonces, si uno cree todo eso, en el fondo nunca va a querer tener dinero porque no quiere ir al infierno o no quiere ser pecaminoso. Por eso, dinero que venga lo va a hacer correr. Esa es una de las maneras en que alejamos nuestra posibilidad de tener dinero.
Hay algo muy curioso. Yo siempre digo que si en este momento se repartiera todo el dinero del mundo entre todas las personas en forma pareja, al poquito tiempo habrían de nuevo ricos y pobres, porque la riqueza y la pobreza dependen de nuestra mente, no del trabajo ni del esfuerzo sino de nuestra sensación de recibir lo que merecemos.
Yo creo que me merezco algo y en base a eso el Universo me provee; si yo creo que no merezco vivir bien entonces el Universo no me lo da. Una de las razones por las cuales la gente pobre sigue siendo pobre es por el resentimiento que ellos tienen hacia los ricos. El pobre siempre se victimiza y se pone en la posición de que hay otro que le roba, que el jefe siempre se queda con el dinero o se aprovecha; o sea que los ricos son malos, estafan, y entonces frente a todo ese resentimiento jamás van a ser ricos, al menos hasta que empiezan a ver el lado bueno, a asociar que también los ricos son buenos.
Yo siempre digo que hay gente pobre que es malísima como hay gente pobre que es buenísima; lo mismo pasa con los ricos. La riqueza o la falta de ella no hace a las personas.
¿Por qué los ricos son ricos?
Porque tienen conciencia de abundancia; el rico siente que se merece, que ese es su nivel y lo va logrando.
Uno de los conceptos más difíciles que a mí me ha tocado aprender es que el dinero es mental. O sea, el dinero no depende del trabajo, del nivel cultural o del esfuerzo que yo haga. Hay gente que trabaja muchísimas horas por día o tienen dos y hasta tres trabajos y en suma no les alcanza el dinero y tienen vidas miserables, no ven a sus hijos, no tienen tiempo para sus amigos. Eso no es prosperidad. Hay gente que trabaja cuatro o cinco horas por día y gana diez veces más que el otro; entonces, hay que ponerse a pensar qué es lo que hace uno y qué es lo que hace otro.
Uno tiene la idea de que “me tengo que sacrificar”, “el dinero cuesta”, entonces se la pasa en trabajos donde siempre va a ganar poco; el otro tiene una idea de “más suerte”, o sea “lo mío vale”, “lo mío sirve”, “yo soy importante”, entonces la vida le da eso.
Básicamente, cuando no tenemos esas ideas de abundancia y de prosperidad las tenemos que fabricar, las tenemos que crear. Yo tuve que hacer un trabajo bastante grande en eso porque yo vengo de la provincia de Corrientes, nací en una de las ciudades pobres del país; vi mucha pobreza y tenía la conciencia de humildad y de carencia. De pronto aprendí que yo también podía ser rico, que podía vivir bien. La idea produjo un cortocircuito dentro de mí, pero empecé a practicar y vi resultados.
Una de las ideas que más me costó aceptar es que el dinero es mental. Cuando mi primera profesora me dijo eso, yo no podía aceptarlo; pensaba “qué disparate me está diciendo esta mujer”. Un ejercicio tan simple como escribir en un papel cuánto merezco ganar, cuánto quiero ganar, y al cabo de cuatro meses ya lo estaba ganando.
En el proceso de prosperidad no basta con hacer mi mapa del tesoro, o con escribir en un papel o hacer los ejercicios que son muy lindos porque son símbolos; son símbolos prácticos. Es un proceso de sanación que consiste en poner ideas nuevas. Yo tengo que reemplazar todo lo viejo, tengo que decirle a mi mente que antes la idea para mí era ser pobre y ahora elijo probar una cosa distinta. Y hasta que de la mente no baje al corazón, no se manifiesta.
¿Cómo se destraban de nuestra mente las pautas de merecimiento? ¿Cuál sería el primer ejercicio que deberíamos hacer para abrirnos a él?
Hay varias cosas que hay que trabajar en prosperidad pero si voy a trabajar el merecimiento, éste está relacionado con la autoestima. Es decir, me tengo que sentir valioso, tengo que sentir que me corresponde que Dios también se acuerde de mí y que a mí me toca lo bueno. Si trabajo la autoestima (lo que significa quererme más), entonces el Universo empieza a proveerme más, pero en la prosperidad el paso más importante es la aceptación. Aceptación significa que tengo que poner en mi mente la idea de que A MÍ TAMBIÉN ME TOCA LO BUENO; que YO ME MEREZCO, y lo tengo que reclamar al Universo. Yo también quiero vivir bien, a mí también me corresponde, y cuando yo siento que realmente me corresponde, ahí lo tengo.
Se presenta como conflicto con la gente que trabaja con temas espirituales, si tienen que ganar plata o no, siendo muchas veces criticados por esto. ¿Cuál es tu opinión al respecto?
La respuesta la voy a dar en términos astrológicos. Nosotros estamos saliendo de la era de Piscis y entrando a la era de Acuario; en la era de Piscis para la evolución del ser humano era importante la renunciación, teníamos que renunciar a los bienes materiales para empezar a buscar lo espiritual. Entonces era como un principio, como un despertar en la conciencia humana; era la Era de la renunciación. Por eso tenemos esa idea, es la idea vieja.
Ahora, que comenzó la era de Acuario, el mensaje es totalmente distinto; tenemos que encontrar a Dios en la materia. Antes, si decíamos “esta mesa es Dios” era blasfemia. Ahora tenemos que reconocer que estos son átomos, que esto está formado por el cuerpo y la mente de Dios, que Dios está en la materia; tenemos que aprender a encontrar que en el dinero también está Dios en acción; porque es básicamente una energía de intercambio, y tenemos que aprender a encontrar eso. Por esa razón ahora es importante incorporar el dinero en todo esto, por eso ya no es más pecado.
Nos sentimos a veces en ese conflicto porque estamos reemplazando una idea vieja por una nueva. Otra idea nueva de esta era de Acuario que comenzó en la década del ‘60 es que “nosotros creamos nuestra propia realidad”. Nuestros padres y abuelos no hablaban de eso; a nadie se le ocurría pensar que uno estaba atrayendo determinadas circunstancias. Ahora que esta información es masiva, nos estamos dando cuenta que nuestro destino lo estamos fabricando nosotros. De alguna manera se nos está enseñando a usar un instrumento que antes no estábamos listos para usar, que es el poder creador de nuestra mente.
Dentro de las cosas nuevas que tenemos que aprender es que el dinero también es espiritual y depende de nosotros; por eso es importante cada vez que uno va a pagar algo, bendecir el dinero: poner entre las manos el billete o el cheque y bendecirlo. Cuando ponemos nuestro amor, nuestra energía o nuestra bendición, ese dinero vuelve multiplicado.
Las personas que se quejan de las cuentas o de los impuestos, cada vez les cuesta más pagar, porque están generando una energía negativa que va a hacer que eso crezca y se reproduzca; pero si yo voy pagando con amor mis cuentas y las voy bendiciendo, es distinto. Si yo tengo que pagar el teléfono, tengo que agradecer a una compañía que por un mes ha confiado en mí, me ha brindado un servicio que yo he aceptado.
¿Qué le diría a una persona que no puede cumplir con sus objetivos?
Le diría si está haciendo bien los ejercicios. Con esto quiero decir, si yo tuviera que cocinar algo, tengo todos los ingredientes y los pongo al horno. Si el horno estuviera frío, no se cocina. Eso quiere decir que la persona ha hecho todos los pasos necesarios pero le está faltando el ingrediente principal que es el combustible, la energía.
Las personas que no logran sus objetivos es porque tienen su espíritu atrapado en una situación. Por ejemplo, puedo estar invirtiendo mucho mi energía personal en un rencor hacia alguien. Entonces, parte de mi energía que tiene que cocinar lo que estoy pidiendo está puesta en el pasado. También puedo estar pensando en cómo voy a pagar mis cuentas en el futuro y entonces tampoco puedo cocinar lo que quiero en el presente.
Lo que habría que revisar es de qué manera estamos distribuyendo nuestra energía. Hay que empezar a traer el espíritu al presente y ahí es cuando se materializan nuestros deseos. Se produce la sanación.
Tenemos que tener además un deseo fuerte para generar energía. Si yo digo de la boca para afuera: “quiero tener más dinero”, ahí no pasa nada. Tengo que desearlo, quererlo, verme teniéndolo. En general se confunde deseo con ansiedad y hay una gran diferencia. Ansiedad significa que quiero ver el resultado hoy mismo. Es querer acelerar el proceso porque en el fondo significa miedo.
Deseo en cambio, quiere decir que aquello que estoy pidiendo voy a empezar a disfrutarlo a hoy, como si ya fuera una realidad.
¿Por qué estos conceptos son a veces difíciles de aplicar?
Porque no estamos solos. Si pudiéramos estar solos con nuestros pensamientos sería mucho más fácil. Vivimos en un medio en donde estamos bombardeados de información, gente que no es muy positiva alrededor nuestro. Entonces, en el proceso de prosperar, también debemos seleccionar a la gente que tenemos cerca; así como también a quién debemos escuchar y a quién no.
¿Cómo es la energía del Espíritu?
Vivir en el presente. Otra de las razones que no se cumplen los objetivos es porque a veces lo que está asociado en la mente subconsciente con respecto al resultado es negativo.
Por ejemplo, si quisiera ser famoso y además tengo el concepto que serlo significa estar solo, tener una vida afectiva desastrosa, amigos envidiosos, etc. puedo tener una serie de ideas que me anuncian peligro, entonces mi mente no va a querer nunca cumplir ese objetivo.
¿Conoce algún caso en particular que a pesar que la persona sin tener fe haya podido conseguir sus objetivos?
Conozco un muchacho que estaba trabado en su prosperidad. Hacía sus ejercicios y le sugerí que invocara a los ángeles, porque contamos con ayudas espirituales. Entonces me decía que no podía creer en algo que no veía. No sabía realmente qué decirle, pero le sugerí igualmente que pidiera y que viera qué pasaba. Por supuesto con toda la desconfianza del mundo dijo que lo iba a intentar. En su caso, hacía 5 meses que había pedido un aumento de sueldo y no se lo habían dado. Se lo pidió a los ángeles sin creer. Al día siguiente fue al trabajo y no solamente le aumentaron el sueldo, sino que le pagaron los 5 meses anteriores disculpándose por el descuido.
¿Algún comentario especial a nuestros visitantes?
Me gustaría decir a todos los lectores que me han pasado cosas muy lindas aplicando los principios de la prosperidad, los cuales no he inventado, son universales. Los he estudiado y con mucha desconfianza al principio. Creía que algunos tenían suerte y otros no. No sabía que esto se podía estudiar.
Entonces les diría a todas las personas que estén pasando por una situación de carencia que pueden salir de esa situación. Exige un trabajo, un esfuerzo, pero cuando revertimos las cosas, el universo muestra la abundancia. Y es para todos. No es un privilegio de nadie.
¿Y cuál sería el primer paso para revertir?
Tener el deseo. Renunciar a la situación de carencia ahora mismo. Aunque no tengamos la menor idea de lo que tengamos que hacer.
Cuando diga: basta de carencia y elijo ser feliz, ahí todo el universo se pone a mi favor y me empieza a dar señales.
(Tomado de la red)

lunes, 16 de noviembre de 2009

COMO PROGRAMAR NUESTRO DIA CON LA LEY DE ATRACCION



El día de hoy tenía varias cosas pendientes y dentro de ellas, una, era ir al centro de la ciudad para hacer algunas compras. Por un instante pensé que en horas de la tarde, hay mucho tráfico y es muy difícil movilizarse en medio de tanta gente, transporte público, autos, etc. Pero luego decidí poner en práctica la ley de atracción para comprobar una vez más, cómo funciona. Así empecé a alinear mis pensamientos y me repetí a mi misma que todo sucedería en total armonía con el universo, que conseguiría trasladarme muy fácilmente, haría una excelente compra y que igualmente el regreso sería muy fácil y continué repitiendo por algunos pocos minutos, que todo sucedería en total armonía. Por supuesto que en ningún momento dudé de que todo sucedería así.
Fue como si hubiera escrito un guión, pues en medio de un tráfico muy complicado y muchísima gente, me trasladé muy fácilmente tanto a la ida como al regreso, encontré lo que quería comprar muy rápidamente y lo mejor de todo.... logré un buen descuento.
Hagamos de esto un hábito, en lugar de dudar o quejarnos de lo que nos espera, pensemos en positivo y diseñemos lo que queremos obtener este día, seguro que lo lograremos por imposible que pueda parecer en un comienzo ya que todo depende de la actitud y la decisión que tomemos.

jueves, 12 de noviembre de 2009

OTRA MANERA DE ELEVAR NUESTRO NIVEL VIBRATORIO



Osho con su sabiduría habitual nos conduce de una manera fácil hacia el cambio de actitud para vivir una vida más feliz, más plena sin muchas complicaciones, elevando así nuestro nivel vibratorio, condición requerida para que funcione la ley de atracción a nuestro favor. Esto porque si estamos alegres, atraeremos más alegría hacia nosotros y lo propio sucede si por el contrario nos sentimos tristes, temerosos, etc.
Teniendo en cuenta que finalmente la elección es nuestra comparto este texto que nos permitirá comprender cómo un simple hecho, puede tener un importante significado en nuestra vida.
Del Libro de Osho:"El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida"
El miedo se asienta cuando no disfrutamos la vida.
Si gozas la vida, el miedo desaparecerá. Por tanto, sé positivo y goza más, ríete más, baila, canta...
Mira las cosas pequeñas cada vez con más alegría y entusiasmo. La vida está hecha de detalles y si logras dotar de alegría todas esas cosas, la suma total será colosal.
No esperes a que te suceda algo extraordinario. No es que en la vida no haya sucesos extraordinarios, claro que sí; pero no esperes a que se produzcan.
Las cosas extraordinarias suceden solamente cuando se viven los detalles cotidianos desde una nueva perspectiva, con la mente nueva, con renovada vitalidad y entusiasmo.
Así, poco a poco, se van acumulando, hasta que un día se produce la gran explosión de dicha pura.
Pero nunca se sabe cuándo será ese día.
Es necesario continuar recogiendo guijarros en las playas. La totalidad se convierte en el gran acontecimiento. Un guijarro es un guijarro, pero cuando se juntan muchos guijarros, súbitamente se convierten en "diamantes". Ese es el milagro de la vida.
Por tanto, no necesitas pensar en que te suceden grandes cosas.

Hay muchas personas en el mundo que se pierden la vida por estar a la espera de algún suceso extraordinario, el cual no podrá suceder de la nada. Solamente sucede a través de las cosas ordinarias como comer, desayunar, caminar, tomar un baño, conversar con un amigo, sentarse a contemplar el cielo o quedarse en la cama sin hacer nada. La vida está hecha de esas grandes "minucias". Son la esencia de la vida.
Por lo tanto, haz todo con alegría y entusiasmo.
No te preocupes por los lados "negativos".
Si enciendes una vela, la oscuridad se disipará por sí sola.
No trates de luchar contra la oscuridad. No podrás, sencillamente, porque la oscuridad no existe. ¿Cómo pelear contra algo que no existe? Simplemente enciende una vela.
Olvida la oscuridad, olvida el miedo, olvida todas esas cosas "negativas" que normalmente acechan a la mente humana. Sencillamente enciende una vela de entusiasmo…."

jueves, 5 de noviembre de 2009

PODER DEL PENSAMIENTO POSITIVO

La psicología positiva fue desarrollada en los últimos años por el Psicólogo Martín Seligman y está tomando cada vez más impulso. La psicologia que hasta hace poco sólo se ocupaba de la patología , los traumas y trastornos de la mente ha dado un vuelco y ahora estudia las emociones placenteras, el desarrollo de las virtudes, la búsqueda de la felicidad y el bienestar para lo cual se basa en múltiples investigaciones que viene desarrollando en la actualidad.
Aqui les dejo un artículo muy interesante, publicado en la Revista La Nación. Espero que lo disfruten.

Corriere della Sera /LA NACION
El autor, italiano, es escritor
Traducción: Mirta Rosenberg
El arte de fluir

En el libro Pensamiento positivo (RBA Libros), Miriam Subirana y Ramón Ribalta explican que la modificación de viejos hábitos o creencias es la clave para transformar nuestros patrones de pensamiento. Las motivaciones, las visualizaciones, las afirmaciones positivas y la meditación, definida como “el poder del pensamiento concentrado”, son buenas herramientas. La meditación, desafían sus adeptos, no tiene nada de complicado. Se puede comenzar repitiendo palabras sencillas (“amor”, “paz”, “luz”), en voz alta o en silencio, durante lapsos de 10 a 20 minutos, en lugar y situación tranquilos, cómodamente ubicados, respirando en forma pausada y consciente. El fenómeno está lo suficientemente estudiado y los resultados son contundentes: por derecho y por revés, meditar hace bien.

Subirana y Ribalta dan ejemplos de pensamientos innecesarios (generalmente referidos al pasado; por ejemplo: “Si hubiera estado ahí no habría sucedido esa desgracia”), negativos (del tipo “todo va a salir mal”), y en tanto dicen que esta clase de pensamientos –más allá de la razón que uno tenga acerca de lo que expresan– nos vuelven perdedores porque estimulan un estado de “polución mental”, un pensamiento positivo, por sencillo que sea, siempre genera un beneficio… y no daña a nadie.

Simon Reynolds, en Mejor que el chocolate (Ed. V&R), enumera 50 técnicas para ser más felices: registrar qué cosas nos hacen bien, practicar actividad física, ser disciplinados, agradecer, reír, dormir mejor, tener metas altas, cultivar la amistad, no hacer del dinero la prioridad de la vida, expresar el cariño, mantenernos ocupados, tener un propósito vital. Reynolds explica el concepto de “fluir” (flow), introducido por el psicólogo de origen húngaro (y apellido impronunciable) Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los aportes más importantes para explicar las claves del disfrute. El fluir consiste en realizar una actividad con cierto nivel de complejidad, ver claramente que avanzamos en ella, usar en eso toda nuestra concentración, y sentir que tenemos el control.

Los expertos aseguran que cuanto más “fluimos” más felices somos. ¿Y cómo?

El propio Martin Seligman da ejemplos de fluir. Dice que él es jugador de bridge, un entretenimiento muy común entre los estadounidenses mayores. “El promedio de edad de quienes participan en los torneos es de 70 años, una época de la vida en que es frecuente sentir dolores y molestias físicas –reflexiona–. Sin embargo, ninguno de ellos se queja de nada mientras juega. Están completamente absortos en lo que hacen, se olvidan de todo.”

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...